fbpx

6 elementos esenciales para tener un buen dormitorio

dormitorio ideal - salud y biohabitabilidad

¿Estás a gusto en tu dormitorio?

¿Duermes y descansas bien por la noche?

O por el contrario…

¿Por las mañanas te levantas destrozado, con la sensación de no haber descansado, con dolores de espalda, hinchazón en los ojos, pesadez que no se pasa en toda la mañana aunque te hayas tomado dos cafés?

Pasas unas ocho horas al día durmiendo en tu cama, nada menos que un tercio de tu vida. Qué menos que revisar esta zona para saber si hay algún elemento que está perjudicando tu descanso y tu regeneración celular nocturna.

 

 

DORMIR ES IMPORTANTE

Lo destaco con un título porque me he encontrado con muchas personas que me dicen que dormir es una pérdida de tiempo. Consideran que pasamos demasiadas horas en la cama en vez de estar haciendo otras cosas “más productivas”.

Pues bien, dormir no es ninguna pérdida de tiempo, es una inversión que hacemos en nuestra salud. Durante las horas de sueño, que son necesarias de entre 7 a 8 horas (menos a partir de los 60 años), es cuando se permite la integración de las vivencias experimentadas durante el día y de lo que hemos aprendido.

Es decir, si no duermes no serás capaz de recordar bien lo sucedido el día anterior, ni fijarás en la memoria lo que has estado estudiando tantas horas para ese examen.

Mientras duermes es también cuando tu sistema inmunitario está más activo destruyendo los elementos nocivos que están en tu cuerpo.

En los niños, es cuando la hormona del crecimiento (Growth Hormone, GH) tiene un máximo de liberación (a las 12 am). Por eso es importante que no vayan a dormir tarde.

¿Qué pasa si no duermes las horas suficientes?

Si no duermes bien, a corto o largo plazo, tendrás problemas de salud. Cuanto menos dormimos, menos rendimos y más horas tenemos que trabajar al día siguiente. Es un ciclo que hay que poner fin.

Hay muchas consecuencias asociadas al hecho de no dormir las horas suficientes: accidentes, obesidad, diabetes y cáncer. Es este documental que te recomiendo, explica con más detenimiento las consecuencias de la falta de sueño.

 

 

Mi consejo para dormir mejor y caer rendido al poco tiempo de entrar a la cama: no ver películas o leer novelas de terror antes de dormir. Y sí, por si lo estás pensando, leer el periódico o ver las noticias en televisión también cuentan como terror… Ten en cuenta que eres los libros que lees, las películas que ves, la música que escuchas, la gente con la que pasas el tiempo y las conversaciones que mantienes. Todo esto forma tu forma de ser y de pensar. ¡Escoge bien con qué alimentas tu mente!

Eres los libros que lees, las películas que ves, la música que escuchas, la gente con la que pasas el tiempo y las conversaciones que mantienes. ¡Escoge bien con qué alimentas tu mente! Clic para tuitear

 

¿Cómo saber si en tu dormitorio hay algo que te impide descansar bien y conciliar el sueño?

Hay unas cuantas señales que te pueden ayudar a saber si tienes un mal dormitorio que no te ayuda a descansar bien por las noches:

  • Sientes rechazo y pocas ganas de ir a la cama
  • Insomnio, o un sueño movido y pesadillas
  • Cuando duermes te desplazas por la cama e, incluso, llegas a caerte
  • Sientes frío en la cama o sudores repentinos nocturnos
  • Tienes sonambulismo
  • Hablas y/o gritas por la noche
  • Agotamiento y cansancio por la mañana, que hace que continue todo el día
  • Falta de hambre
  • Rampas y taquicardias en la cama

Además, en los niños y niñas podemos observar: mal genio, nerviosismo, malestar, indisposición, depresión lloros y tristeza después de despertarse.


¿Qué tienes que tener en cuenta para tener un buen dormitorio?

Aquí te presento a los 6 elementos esenciales del dormitorio a tener en cuenta para un buen descanso:

 


#1. SOMIER

Los ideales son los de madera.

Anteriormente se usaban mucho de malla metálica (aún se pueden encontrar bastantes), que son desaconsejables porque favorecen la conducción electromagnética y no dejan que nuestro cuerpo se descargue correctamente por la noche.

 


#2. COLCHÓN

Siempre que sea posible, intenta escogerlo de materiales naturales: espuma de látex natural, lana, algodón, fibra de coco, algas, crines de caballo, etc.

Antes de comprar un colchón prueba bien su dureza, debe adaptarse bien a tu cuerpo.

Tipos de Colchoches que se pueden encontrar:

  • De muelles: son cómodos y transpirables, por lo tanto regulan mejor la temperatura del cuerpo. Pero los muelles de hierro pueden causar problemas de electromagnetismo. Hay modelos de muelles de acero embolsados y acabados con materiales naturales muy perfeccionados y que solucionan este problema. También tienes que tener en cuenta que este tipo de colchones están más asociados a problemas de ácaros.
  • De agua: Tampoco son aconsejables los colchones de agua, ya que propician una atmósfera húmeda, pesada y poco estable… Además que te despiertan cada vez que te mueves un poco.
  • De látex: actualmente son los más populares por la relación calidad-precio. A más a más, no permiten que proliferen los ácaros. Lo mejor és el látex natural, pero algunas personas tienen alergia. No es nada aconsejable el látex derivado del petróleo. En este post donde te hablaba sobre los elementos del hogar que nos enferman, ya te presentaba las dolencias derivadas de estos productos tóxicos que tenemos en el hogar.
  • De espuma: Aunque son los más baratos, son los menos recomendables, ya que provienen de derivados del petróleo. Además, tampoco permiten la transpiración del cuerpo.
  • Viscoelásticos: son los más modernos. Como curiosidad te cuento que fueron inventados por la NASA para las misiones espaciales. Tienen de bueno que ceden a la temperatura del cuerpo y a la presión… Pero no es oro todo lo que reluce, ya que, nuevamente, se trata de un material derivado del petróleo.


#3. ROPA DE CAMA

A tener en cuenta sobre todo:

  • Almohada: escoger una dureza determinada que permita mantener la buena colocación de la columna.
  • Sábanas: escoger, siempre que se pueda, materiales lo más naturales posible (algodón, lino) y con etiqueta ecológica: Oekotex Sandard 100. Que no tengan ni formaldehído ni blanqueantes ópticos. Si es posible, lávalas con jabones ecológicos y sin usar suavizante.

 


#4. MOBILIARIO
:

Sólo tienes que tener el necesario, no más.

No atiborres la habitación con muebles y objetos que solo te van a servir para acumular polvo y ácaros.

Si ves que la limpieza es fácil de realizar te será mucho más fácil llevarla a cabo. Incluso los niños veran que es fácil de hacer y participarán de ella.

En cuanto al cabezal de la cama, escoge uno adecuado y proporcionado, pero huye de los de hierro, ya que transmiten el electromagnetismo.

 


#5. Color de las paredes
:

El color es vibración y cada habitación necesita una cualidad vibracional específica.

En cuanto al descanso, los colores más adecuados son la gama del beis, crema, marfil y similares.

El azul también fomenta el descanso y la tranquilidad, pero no se suele aconsejar en dormitorios para una pareja, ya que no suele propiciar la relación sentimenal. Pero esto se puede solventar añadiendo detalles y objetos con pequeñas notas de otros colores (rojos, anaranjados, rosas…).

Es importante que pintes con pintura ecológica que no contenga substancias tóxicas que luego estarás respirando durante todas las horas que estás durmiendo.

Ten cuidado porque se venden muchas pinturas como “ecológicas” cuando solo lo son por el proceso de fabricación, no por sus componentes químicos. Pon mucha atención a los VOC (COV- Compuestos Orgánicos Volátiles), que es el olor característico de la pintura acabada de poner. Ésta puede contener substancias tóxicas que luego vas a respirar durante horas… y meses.

Mira bien las etiquetas, que tengan:

Der Blaue Engel - EcoLabel - pintura ecologica sin COVeuecolabel - pintura ecologica sin COV


 

#6. Iluminación:

Para un buen descanso y un sueño reparador es básica la ausencia de luz, tanto natural como artificial.

La luz (y los campos electromagnéticos) afecta a la glándula pineal, que es la responsable de la secreción de melatonina. La melatonina tiene la función de inhibir el crecimiento de las células cancerígenas y de estimular el sistema inmunológico. Empieza a segregarse entre las 2 y las 4 de la madrugada y se detiene al alba. El mero hecho de que entre luz por la noche en nuestra habitación, aunque sea solo por muy poco minutos, disminuye el nivel de melatonina en nuestro cuerpo.

Procura, entonces, tener persianas en las ventanas o cortinas bien tupidas que no dejen entrar a tu habitación la luz artificial de la calle.

Si por el contrario tu habitación da al campo, montaña o a una calle completamente oscura, es bueno que dejes un par de centímetros abierta la persiana para que así puedas despertarte de forma natural con los primeros rayos de sol.

 

 

 


¿Veré resultados si empiezo a aplicar estos consejos?

Estos seis trucos son fáciles para poder empezar a llevar a la práctica. Pruébalos y dime si has notado mejora en tu descanso nocturno.

Piensa, pero, que pueden existir otros factores en tu dormitorio que pueden estar afectando también a tu buen descanso, como son la contaminación electromagnética y las radiaciones naturales, que traté en otros posts.

Si aplicas estos seis consejos y ves que no obtienes mejoras en tu descanso nocturno, es posible que hayan estos otros factores que te están influyendo. Sobre todo no te agobies, coméntamelos y veré cómo puedo ayudarte.

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on pinterest

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Montse Esquius

Montse Esquius

Experta en geobiología, socia de GEA (Asociación de Estudios Geobiológicos) y consultora en Feng Shui clásico. Montse Esquius es la autora del blog Bamboo Zen Studio, donde comparte estrategias, tácticas y herramientas probadas para ayudarte a vivir en una casa armónica, sin tóxicos ni radiaciones.