fbpx

EL PLÁSTICO. Lo que todo el mundo debería saber sobre su uso en la cocina.

Números plástico en la cocina

Recipientes de plástico, papel de film, bolsas y botellas plásticas…

En la cocina podemos encontrar un sinfín de elementos plásticos, aunque no todos son iguales. 

Todos hemos aprendido que para tener una buena salud es esencial cuidar de nuestra alimentación.

Pero aún se habla poco de que también son de vital importancia tanto los utensilios que utilizas en la cocina como la forma en cómo cocinas los alimentos. 

 

EL PLÁSTICO Y SUS NÚMEROS

Cada plástico va marcado con un triángulo con un número dentro. Este número indica qué sustancia mayoritaria lleva ese plástico incorporada. Pero no todas son igual de buenas. Es más, algunas son muy perjudiciales.

En la imagen principal de este post te he marcado los números en colores, como en un semáforo, para que tengas una idea general: 

Números plástico en la cocina

 

Si te aprendes esta numeración no solo te servirá para la cocina, sino para todo: materiales de construcción, decoración, juguetes… Para cualquier elemento de plástico.

Pero lo mejor es ir paso a paso…

 

 

#1. PETE o PET. Polietileno de Tereftalato

Fíjate que la mayoría de botellas de agua son del número 1. Es uno de los termoplásticos más usados en los envases de alimentos y bebidas.

En principio se consideraba que era uno de los pocos plásticos que podían ser usados para la cocina. Pero los últimos estudios dicen que algunos de ellos pueden incluir ftalatos. Así que mejor dejarlos en cuarentena. 

Los ftalatos son usados como plastificantes para hacer el plástico más flexible y difícil de romper. En nuestro organismo se comportan como disruptores endocrinos y se han relacionado con un incremento del riesgo de padecer cáncer de testículos, cáncer de ovarios y cáncer de mama.

 

Sobre las botellas de agua, cumple estas dos normas:

  • No las dejes nunca donde les pueda dar el sol. El calor hará que el plástico transmita sustancias tóxicas al agua. 
  • No las reutilices (no las rellenes). El plástico se va a ir desgastando y puede traspasar con más facilidad los posibles ftalatos al agua. Lamentablemente, es un objeto que debe ser de un solo uso.

 

uso plástico en la cocina - casa sana

 

 

 

 

#2. HDPE o PEAD. Polietileno de alta densidad

Lo encontraremos en botellas de zumos y de leche, en envases de detergentes, aceites y bolsas de plástico. 

En principio se considera seguro, pero procura reducir al máximo su uso porque es un tipo de plástico que requiere cientos de años para degradarse. 

 

 

#3. PVC o V. Policloruro de vinilo

Es un plástico muy usual en tuberías (que han ido sustituyendo a las antiguas de plomo), mangueras, materiales de construcción, recubrimientos de cables y botellas para limpiacristales, champús y detergentes.

También suele encontrarse en bandejas para comida, juguetes y embalajes.

Este plástico produce toxinas (los vinilos son compuestos clorados) desde su fabricación hasta su eliminación. Principalmente el bisfenol A y ftalatos. 

Así pues, se considera uno de los plásticos más peligrosos para la cocina y la salud de nuestro organismo.

 

 

#4. LDPE o PEBD. Polietileno de baja densidad

Este plástico lo puedes encontrar en bolsas de congelados, alfombras, vestidos, envoltorios, fundas de tintorería y botellas. 

Suelen ser plásticos fuertes, flexibles y transparentes. Es el más habitual para fabricar el papel film que seguramente usas para envolver alimentos.

Se considera menos tóxico que otros y es fácilmente reciclable. Pero también tarda muchos años en degradarse.

 

 

#5. PP. Polipropileno 

Por el momento, es el único tipo de plástico que la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda para uso alimentario. 

Así pues, el 5 es el único número que debería haber en tus tuppers. 

Es un tipo de plástico muy usado en tapones, pañales desechables, alfombras y moquetas, envases de comida y yogures y latas de refrescos y salsas.

Es fácilmente reciclable y se considera uno de los más seguros, ya que:

  • No contiene ni BPA (Bisfenol A), ni ftalatos.
  • Es completamente impermeable.
  • Presenta una fuerte resistencia a la corrosión.
  • Resiste temperaturas muy elevadas y cambios bruscos de temperatura.

 

 

#6. PS. Poliestireno

Es el que se usa mayoritariamente para los típicos vasitos blancos para llevar el café caliente. 

Si vas cada día a la cafetería a pedir un café y te lo llevas a la oficina, es mejor que lleves tu propia taza de cerámica. Si no, estarás recibiendo todos los días una minidosis de tóxicos.

También es muy usado en platos, vasos, cubiertos, banderas de alimentos (sobre todo en carnicerías), cajas de almacenaje, embalajes, y utensilios de jardinería y de decoración.

Se ha demostrado que puede transmitir al interior de los alimentos tóxicos perjudiciales para el ser humano. 

Por este motivo el poliestireno está prohibido en los EEUU y, además, no se recicla fácilmente.

 

 

#7. Otros

Suelen ser de policarbonato y otros plásticos no reciclables. Normalmente este número se suele referir a una mezcla indeterminada de compuestos y a veces pueden ser peligrosos. Por eso es difícil su clasificación.

Todos los productos que tengas en la cocina con este número 7, ya los puedes eliminar. 

Si tienes un tupper con el número 7, aprovéchalo para guardar botones, cordones, cintas, tornillos, gomas… Cualquier cosa menos alimentos.

Es el tipo de plástico que más se ha relacionado con la presencia del Bisfenol A (BPA). Ya que algunos estudios han advertido que han encontrado BPA en bebidas y alimentos que han sido envasados en botellas de plástico del número 7. 

También ha sido hallado en el recubrimiento interno de las latas de conserva.

Evita este número sobre todo si estás embarazada o estás amamantando, porque el BPA puedes transmitirlo al bebé.

 

Efectos adversos del Bisfenol A:

  • Actúa como disruptor endocrino. En concreto mimetiza hormonas calves para el desarrollo del cerebro, del sistema reproductor y de otros sistemas cruciales para el buen desarrollo fetal.
  • Estimula la pubertad precoz
  • Afecta a la fertilidad
  • Aumenta el número de células de grasa en el cuerpo (adipocitos)
  • Induce alteraciones precancerosas en las células. Tumores hormonodependientes. 1039-1040.
  • Favorece la aparición de problemas de conducta, como la hiperactividad.
  • Puede aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo II, según un estudio de 2006 de Ángel Nadal de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

 

 

RECAPITULACIÓN SOBRE EL PLÁSTICO Y SUS NÚMEROS:

Los más peligrosos son el 3 (PVC o V), el 6 (PS) y el 7 (PC, policarbonato). 

¡Pero ten cuidado con las etiquetas de los utensilios de cocina! El PC está muy presente en muchos de ellos.

La mala noticia es que… No podemos tener seguridad ya que los componentes plásticos nunca van solos. 

Nos lo cuenta aquí Nicolás Olea, Catedrático de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada y Coordinador de Investigación del Hospital Clínico San Cecilio de Granada: 

 

 

Es decir, si ves una botella con el número 1, puedes confiarte de que el plástico que contiene es el PET (polietileno). Pero no es así. Esa botella contiene ese plástico mayoritariamente en su estructura, más una serie de aditivos que le dan sus características óptimas: maleabilidad, color, filtros ultravioleta, antiamarilleantes, ablandadores… 

Y la mayoría de veces son estos aditivos los que están contaminando el alimento.

Entonces, lamentablemente, no podemos tener ninguna seguridad en la elección del plástico solo con la identificación del plástico mayoritario a través del número inscrito. 

 

 

CONSIDERACIONES FINALES

  • Elimina al máximo el plástico de la cocina. El cristal es lo más saludable.
  • Es mejor no tener plásticos en la cocina, pero si te tienes que quedar con uno: solo quédate con el número 5 (PP, polipropileno). Y el 1 si tienes garantías de que no contiene ftalatos. El 5, de momento es el que parece que tiene menos repercusiones en la salud.
  • Elimina los plásticos número 3, 6 y 7 de tu cocina.
  • Nunca calientes nada en un plástico. Los plásticos aumentan su inestabilidad molecular con el calor haciendo que algunos de sus compuestos tóxicos traspasen a los alimentos. Es decir, que cuando subes la temperatura las sustancias del plástico pasan a los alimentos. Luego vas a comer «alimentos enriquecidos»: el alimento más lo que se ha podido traspasar del plástico.
  • Ten cuidado al comprar comida procesada y envasada en recipientes plásticos o con una película plástica en el interior. Si el plástico entra en contacto directo con grasas y aceites es más fácil el traspaso de las toxinas a los alimentos.
  • Usa los plásticos para guardar cosas frías. 
  • No pongas a calentar directamente tu comida, recién comprada en el supermercado, con su envoltorio en el microondas.
  • Lava a mano los envases de plástico. Sino, el calor del lavavajillas hará que desprenda partículas nocivas.
  • No pongas bebidas calientes (tés, caldos, cafés, leche… ) en recipientes de plástico. Sobre todo aquellos que son duros y/o de colores, porque probablemente sean de policarbonato (número 7).
  • Minimiza el uso del agua embotellada. Procura comprar las botellas de cristal.

 

Recuerda: 

No comes para llenarte. Comes para alimentar tus células y regenerar tu organismo. Por eso es importante que no des veneno a tus células y vigiles qué plásticos usas en tu cocina y en tus alimentos.

Comes para alimentar tus células y regenerar tu organismo. Por eso es importante que no des veneno a tus células y vigiles qué plásticos usas en tu cocina y en tus alimentos. Clic para tuitear

 

 


Si estás interesado en tener una cocina lo más saludable posible, puedes leer los posts:

 

¿Qué temas sobre cómo tener una cocina más saludable te gustaría que tratara en el blog? Puedes dejármelo escrito en los comentarios y haré lo posible para cumplir tus deseos 😉

 

 

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on pinterest

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Montse Esquius

Montse Esquius

Experta en geobiología, socia de GEA (Asociación de Estudios Geobiológicos) y consultora en Feng Shui clásico. Montse Esquius es la autora del blog Bamboo Zen Studio, donde comparte estrategias, tácticas y herramientas probadas para ayudarte a vivir en una casa armónica, sin tóxicos ni radiaciones.