fbpx

Cómo reducir las radiaciones de los teléfonos móviles. 10 consejos prácticos.

Reducir radiaciones teléfono móvil - geobiologia y biohabitabilidad

Si hablamos de la contaminación electromagnética y de las radiaciones artificiales que recibimos constantemente, es imposible no tener el teléfono móvil como referente ya que estamos en continua exposición a él.

Aunque la IARC (International Agency for Research on Cancer) ya hace tiempo que incluyó las radiofrecuencias producidas por los teléfonos móviles como probable cancerígeno y que, además, nos pueden causar mutaciones en el ADN; no sé de ningún gobierno que haya hecho algo para advertir seriamente a la población de estos riesgos. 

Así pues, mejor tomar consciencia por nuestra cuenta e intenta aplicar al máximo los consejos que te doy a continuación:

 

#1. Intenta hacer llamadas breves e indispensables

Las que no se puedan resolver con un mensaje.

Si ves que va a ser una llamada larga, de las que pueden durar una hora, considera mejor usar el teléfono fijo (mejor de los analógicos, con cable. Sobre las radiaciones que emiten los teléfonos inalámbricos se puede escribir otro post completo como este).

 

#2. No llevar el móvil cerca del cuerpo

Mantenlo apartado, en el bolso o cartera.

El teléfono móvil, aún y no estando en uso, se mantiene en continua búsqueda de señal y eso emite radiofrecuencias que nos pueden afectar si llevamos, por ejemplo, el móvil colgando del cuello. Así nos queda cerca del pecho y hay varios estudios publicados que lo relacionan con el cáncer de mama.

También evitar llevarlo en un cinturón o en los bolsillos de los pantalones.

Son radiaciones que nuestro cuerpo está absorbiendo continuamente.

 

#3. Intentar no hablar en zonas con poca cobertura

Es otro de los momentos en qué el móvil irradia más radiaciones nocivas.

Si recibes una llamada en un lugar con poca cobertura, procura salir a buscar un punto con mejor cobertura antes de contestar.

Si ves que no es una llamada urgente, mejor aplázala para más tarde.

 

#4. Usa el manos libres

Varios son ya los estudios que encuentran paralelismos entre el uso del teléfono móvil y la aparición de cáncer cerebral. Así que, mejor no usar el teléfono cerca de la oreja, sobre todo en llamadas largas utiliza el manos libres o los auriculares.

Usa el manos libres ya desde el momento de marcar.

Si no estás solo y no te apetece que escuchen tu conversación, por lo menos mantén el manos libres hasta que la otra persona haya contestado, y luego quita el manos libres.

El momento de conexión de la llamada es cuando el móvil genera más radiación.

 

#5. Elegir un móvil con bajo índice SAR

Si tienes que comprarte un móvil nuevo, te aconsejo que consultes primero su índice SAR (medida de la radiación absorbida por el cuerpo). Indica la cantidad de radiación que absorbe nuestro cuerpo a través del móvil cuando ése envía señal a la red. Puedes consultarlo en este enlace. Cómo no, verás que los smartphones son los teléfonos con un índice de SAR más elevado.

Aunque en el mercado podrás encontrar fundas de móvil que se anuncian como soluciones a la hora de bloquear las radiaciones nocivas del móvil, no conozco de ninguna que haya probado ser realmente efectiva. Si tu conoces de alguna, compártelo en los comentarios.

 

#6. No cargar el teléfono móvil en el dormitorio

Por la noche nunca pongas a cargar tu teléfono móvil en tu habitación, y mucho menos cerca de tu cabeza. Si no tienes más remedio, mantén una distancia mínima de 2 metros de tu cabeza.

Si lo usas como despertador, ponlo en modo avión. Aunque yo ya hace tiempo que me pasé “a la modernidad” de usar un despertador a pilas, te aconsejo lo mismo. 

El teléfono sigue buscando la señal durante la noche y estas radiaciones afectan a nuestra glándula pineal, la que se encarga de la segregación de la hormona melatonina. Ésta tiene la función de inhibir el crecimiento de las células cancerígenas y de estimular el sistema inmunológico. Está demostrado que la disminución del nivel de melanina provoca depresión, interrupción del embarazo y cáncer.

 

#7. Procura que los niños no usen el teléfono móvil

No sólo por la adicción y el nerviosismo que les genera, sino porque los niños son mucho más sensibles a las radiaciones y sus órganos están en desarrollo.

Ellos podrían salir aún más perjudicados que nosotros. Si tienen que usarlo, por lo menos activa antes el modo avión.

 

#8. No dejes el cargador enchufado

Es muy típico que cuando el móvil ya ha llegado al 100% de la carga, lo desenchufamos del cable, pero dejamos el cargador aún enchufado y preparado para la siguiente carga… ¡Lo que normalmente no se vuelve a producir hasta bastantes horas después!

El cargador del móvil no es más que un transformador que provoca un campo electromagnético. Si lo dejas enchufado seguirá emanando esta radiación, por lo menos en un radio de metro y medio.

Recuerda: cuando desconectes el móvil de su cargador, no dejes el cargador enchufado. Clic para tuitear

 

#9. No uses el móvil cuando esté enchufado a la corriente

Ni llamadas, ni mensajes.

Nuestro cuerpo absorberá más radiación.

Siempre mejor usarlo con la batería.

 

#10. Reducir al máximo el uso del teléfono móvil

¿Consultar el móvil es lo primero que haces al levantarte y lo último antes de acostarte? 

¿También lo consultas en tus trayectos en bus, metro e incluso cuando te desplazas andando?, ¿En el ascensor?, ¿Mientras comes (aunque compartas mesa con otras personas)? 

No te preocupes, la mitad de la población está igual. Es un hecho que el móvil crea adicción y dependencia, y hasta ya tienen un nombre para eso: nomofobia.

Entonces, ¿cómo voy a conseguir reducir el uso del teléfono móvil? 

Existen un par de trucos para no estar tan pendientes del móvil:

          • Desactivar las notificaciones

Si eres como yo que ese globo en rojo encima de la app de esa red social no hace más que llamarte la atención y te pica la curiosidad saber qué es lo que ha producido esa alerta… Te tendrá todo el día enganchado, porqué una vez has entrado a mirar ya te tiene atrapado para ver qué nuevos posts o fotografías han colgado tus contactos… Y pensamos que sólo entramos para un par de segundos y terminan siendo veinte minutos, a lo mínimo.

El primer paso es identificar qué aplicaciones te tienen más atrapado y desactivar sus notificaciones de tal forma que no te avisen ni por globos, ni mensajes ni alertas de color rojo al lado de la app. Es mejor entrar una sola vez al día a esa app, establecer un horario y revisar todas las notificaciones que tengas de una sola vez.

Es mejor entrar una sola vez al día a esa app, establecer un horario, y revisar todas las notificaciones que tengas de una sola vez Clic para tuitear 

¿Cómo se hace?

Ves a la configuración de tu móvil, apartado de notificaciones y selecciona app por app la que quieres cancelar las notificaciones.

Créeme, es un descanso una vez las quitas todas.

Yo sólo mantengo aquellas que son las que un ser humano quiere mantener contacto conmigo al momento y que puede tratarse de alguna emergencia. Lo que no, que se espere al momento que yo destino a ello.

 

          • Cambiar la pantalla a escala de grises

Sí, vas a ver el móvil en blanco y negro.

Algunos afirman que esa mezcla de colores vibrantes es la que nos mantiene adictos al móvil. Tenerlo en escala de grises ayudaría mucho a solucionar esta adicción.

¿Cómo se hace eso?

En los teléfonos Iphone es muy sencillo. Ves a: General/Accesibilidad/ Facilidades de visualización y activas los Filtros de Color “Escala de grises”.

En móviles Android sé que también hay esta opción, pero desconozco cómo llegar a ella. Si tú lo sabes, ¡te animo a compartirlo en los comentarios de este post!

 


Al fin y al cabo todo se resumen en eso: conseguir usar menos el teléfono móvil.

Si aplicas correctamente todos estos consejos, no solo conseguirás reducir las radiaciones electromagnéticas que recibes sino que, además, incrementará tu productividad y la calidad de tus relaciones sociales.

Si aplicas correctamente estos consejos conseguirás reducir las radiaciones electromagnéticas que recibes e incrementarás tu productividad y calidad de tus relaciones sociales. Clic para tuitear

 

¡Anímate a probarlo y me cuentas cómo te va en los comentarios!

 

 

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on google
Share on linkedin
Share on pinterest

Interacciones con los lectores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Montse Esquius

Montse Esquius

Experta en geobiología, socia de GEA (Asociación de Estudios Geobiológicos) y consultora en Feng Shui clásico. Montse Esquius es la autora del blog Bamboo Zen Studio, donde comparte estrategias, tácticas y herramientas probadas para ayudarte a vivir en una casa armónica, sin tóxicos ni radiaciones.